lunes, 23 de julio de 2012

Escuela de pensamiento


Somos, número arriba número abajo, más de siete mil millones de personas habitando el planeta Tierra.

Cada uno de nosotros, cada uno de los más de siete mil millones de personas que habitamos el planeta Tierra, aun siendo casi iguales, somos todos diferentes.
Somos diferentes por sexo, por creencias, por historia de grupo y por historia personal, somos diferentes por presente...
...y somos diferentes por los pensamientos.

Durante mucho tiempo pensaba que la humanidad podríamos encontrar un punto en común.
Durante mucho tiempo pensaba que la humanidad debíamos encontrar un pensamiento en común para encontrar ese punto en común.
Durante mucho tiempo muchas veces he pensado que el pensamiento unificado podría ser la solución a nuestro hoy en día.
Con la edad, con la experiencia pienso que cada vez eso es más difícil.
Ahora con la edad, con la experiencia entiendo más fácilmente cuáles son las razones para ello ahora.

Hoy pienso que no es el pensamiento unificado la solución.
Entre otras cosas porque cada ser es íntimamente libre, es libre sobre todo en sus pensamientos, y por desgracia quizás eso es lo único que nos va quedando como libertad.
Y pienso que no es el pensamiento unificado la solución porque es imposible que todos pensemos de la misma manera y al mismo tiempo…
…y además porque está bien que eso sea así.

Nuestra realidad es que hemos roto el contacto con nuestro YO ESENCIAL y somos marionetas del futuro que nosotros mismos hemos creado y sobre todo del futuro que otros han creado para nosotros con el pensamiento.

La clave de un cambio estaría en modificar los pensamientos, y mucho más que en cambiar los pensamientos, está en cambiar la calidad de los pensamientos que pensamos.


La clave está, como he dicho en el pensamiento, porque además todo es mente, el Universo mismo es mental.

Oí decir hace no mucho que si nadie durante cuarenta días en La Tierra pensase de ninguna forma en matar, y cuando digo que oí decir no matar quiero decir que se dijo en ninguna forma. 
Es decir ni leyendo novelas que hablen de muerte, ni viendo telefilmes ni películas que nos inciten a pensar en matar, ni jugando a vídeo juegos que consistan en matar, ni haciendo la acción de matar.

Si eso fuese así, que así no es, nadie, absolutamente nadie en 40 días mataría en La Tierra y ello sencillamente porque el pensamiento, exento de esa acción de memoria, edificaría ese futuro en el que la muerte no existe, un futuro que habríamos edificado cada uno para sí mismo y para los demás, un futuro que todos habríamos creado para todos.
Una utopía....
sí claro por supuesto.

La solución como he dicho que pienso es la calidad de pensamiento y ahí es donde se precisaría de escuelas de pensamiento, de aprender a pensar.

Viendo los noticieros de TV y escuchando los noticieros de la radio es como si un patrón dirigiese de manera subliminal y oculta la información que debe transmitirse.

Me cuesta creer que haya una mente/unas mentes que lo coordinen conscientemente aunque no soy tan iluso de no suponer que efectivamente hay una mente/s sibilina/s que lo desea así.

Es como si el pensamiento de los que tienen el poder de decisión se alinease misteriosamente con una línea de pensamiento que dice lo que debe decirse.


Todos los mass-media dicen lo mismo aunque lo coloreen con el color de la tendencia del amo que impere  en esa cadena de divulgación.

Hay muchas cosas diferentes que de decirse influirían de otra manera en el pensamiento colectivo y eso parece que no se desea, se desea que se diga siempre una misma/s cosa/s.

Yo me imagino que en éter de nuestra esfera hay líneas de pensamiento diferentes, algo así como las venas del cuerpo humano.

De la misma manera que hay venas que llevan sangre pura para regenerar los tejidos y hay también venas que retornan la sangre impura para ser regenerada.

De la misma manera hay corrientes de pensamiento de un valor y de otro valor.

Está a cada uno sintonizarse con el que desea y dejarse nutrir por la línea escogida y nutrir la línea elegida.
Esa es nuestra libertad y esa es nuestra responsabilidad elegir en qué corriente de pensamiento nos conectamos.

Yeshuash lo que en realidad decía era:
PIENSA EN HACER A LOS DEMÁS LO QUE TE GUSTARÍA QUE LOS DEMÁS PENSASEN EN HACERTE A TI”

O dicho de otro modo:
“¡Si alguien pudiese leer en mi pensamiento que yo estuviese tranquilo de que pudiese hacerlo, como si una parte de mi fuese transparente¡”.


Hablaré sobre el pensamiento más adelante pero hoy pienso que hay dos tipos de pensamiento.
Los definiría como el pensamiento visible y el pensamiento invisible por denominarlos de alguna manera.

En uno identifico ese tipo de pensamiento    -al que los mass-media de los que antes comentaba-,    obedecen o tipo de pensamiento al que dejan que sea su guía. Pensamiento que es un tipo de pensamiento que no se ve pero que ejecuta una estratagema bien definida con unos fines bien programados.

En el otro identifico ese tipo de pensamiento que todos escuchamos en nuestro interior y que, sin duda, está más unificado de lo que pensamos…
Todos nosotros tenemos esos dos tipos de pensamiento que influyen en nuestra propia vida. Pero lo dicho pienso que sobre el pensamiento escribiré en otra ocasión.

Pienso luego existo
Somos librepensadores y esa es nuestra grandeza.
Yo estoy aprendiendo a pensar, y pienso que me gustaría compartir y mostrar lo que aprendo.

2 comentarios:

  1. me encanto saber las cosas que pensamos y conectarnos con la mente es lo mas extraordinario que podemos hacer .La vida son decisiones a cada camino hay una y si podemos analizarlas y pensarlas con claridad disfrutaríamos cada día de nuestra vida,pensar es igual a vivir en otro mundo ser diferentes ser nosotros.


    Merci beacoup.

    ResponderEliminar
  2. estoy totalmente en acuerdo con tus pensamientos hoy estaba pensando en que nadie pensaba estas cosas y me sentía solo. Pero leer este blog me lleno de alegría , estaré muy atento al blog
    att: edwin gonzalez

    ResponderEliminar