jueves, 14 de abril de 2011

El sonido de algunas palabras


Publicado en el diario La Vanguardia de Barcelona, en la sección la Contra y en fecha del día de hoy...
...deja sin palabras

Néstor Eidler, músico y pedagogo vibracional - "El universo suena y cada persona tiene un sonido"

Resonancias

“El universo es una caja de música”, explica Eidler, “pues está construida en proporciones equivalentes a los intervalos de la octava musical”. Dijo Einstein, violinista y matemático: “Sólo quiero conocer a Dios; lo demás son detalles”. Y se puso a tañer con fórmulas la música del universo. En esa línea está Néstor Eidler, al que han llamado “médico de médicos”: imparte técnicas que permiten tocar mejor porque, de hecho, se sanan de bloqueos y disfunciones. Eidler insiste en que toca el alma a través de cuerpo y alma (“la espiritualidad pasa por el cuerpo”), y en que todos podemos resonar con el Todo. Eidler es concertino de la Orquestra del Gran Teatre del Liceu (nestoreidler.blogspot.com).



Soy un veinteañero, anímicamente. Nací en Tucumán (Argentina) y vivo en Barcelona hace 33 años. Soy violinista. Estoy casado y tengo cuatro hijos y dos nietos. ¿Política? Justicia social. No creo en el dios de los hombres, sino en el dios verdadero, que desconozco.

¿El universo es sonido?

¡Sí! Y la vida, vibración. Toda vibración es sónica. ¡El universo suena!

¿A qué suena?

Óigalo en esta grabación...

Oigo una melodía armoniosa...

Son las vibraciones captadas por la sonda Voyager en el espacio entre Júpiter y Saturno: es la resonancia del viento solar en la ionosfera de los planetas…

El universo suena, pues...

¡Está oyéndolo! Pitágoras (siglo VI a.C.) habló de la “música de las esferas”: Pitágoras debía de tener afinada la percepción de esta realidad cósmica vibrante que hoy la tecnociencia nos confirma.

¿Con qué implicaciones?

Los compositores de música más inspirados (Bach, Mozart, Beethoven...) quizá son personas capaces de conectar con los inmanentes y eternos sonidos del cosmos.

¿No crean? ¿Sólo transcriben?

La música no la inventó el hombre: ¡existe desde siempre! Toda música está aquí: se trata de captarla y plasmarla.

¿Usted compone?

Nací músico. Por mi sangre corren notas. Estudié violín... y quise contactar con David Oistrach, violinista y pedagogo judío ruso.

¿Por qué precisamente con él?

Yo no estaba conforme con mi sonido. Y escuchaba el de otros grandes violinistas: “Farsantes”, pensaba. Hasta que oí a Oistrach: “Es el único que no miente”, me dije...

No entiendo a qué se refiere…

En los otros percibía interferencias, o físicas o narcisistas... Oistrach era el único que me hacía vibrar, sentía que conectaba con la esencia... ¡Quise tocar como él! Como discípulo de Fedora Aberastury, ella me enseñó el camino a los misterios y hacia Oistrach.

¿El camino de los misterios?

Fue la creadora del método Aberastury, llamado sistema consciente para la técnica del movimiento, que te ayuda a reconectarte con tu primer instrumento: ¡tu cuerpo!

¿Y conoció al fin a Oistrach?

Conseguí una cita con él para verle tocar... ¡Y al cabo pude asistir a varias clases! Murió poco después: ¡llegué justo a tiempo!

¿A tiempo para qué?

Oistrach me confesó: “Sé que tengo secretos... pero no sé cómo enseñarlos”, y vio en mí a la persona que sí podría hacerlo.

¿Y qué enseña?

Que quien conoce el sonido lo conoce todo. Cada persona tiene un sonido. El universo es vibración, emanada del tictac de la polaridad originaria, y como el de tu corazón.

Sea más preciso.

Se trata de reactivar conscientemente esas notas de vida, mediante ciertos ejercicios tomados de los métodos de los pianistas Claudio Arrau y Fedora Aberastury: se trabajan cerebro, manos, lengua, plexos, articulaciones, columna, sentidos...

¿Para tocar mejor el piano o el violín?

Es indiferente el instrumento musical; tocar bien un instrumento ¡exige primero aprender a respirar bien! Exige reactivar los motores internos del movimiento...

¿Una especie de reset interno?

Se trata de recuperar tu armonía psicofísica, rearmonizarte emocionalmente, reaprender a activar correctamente tu energía, bloqueada por tensiones, ¡y de ahí se derivará un estado de inspiración creativa!

¿Y el músico interpretará mejor?

He conocido a intérpretes con bloqueos musculares, tendinitis, artritis... que perturbaban sus capacidades: tras el curso música- energía recuperaron sus facultades.

¿Qué es la relación música-energía?

“Dame una cuerda y te explicaré el universo”, proclamó Pitágoras: la vibración es función proporcional del segmento de cuerda… Música, matemáticas, geometría… Tu armonía interna responde a proporciones matemáticas, igual que el cosmos. Restablécela y la energía fluirá: conectarás con tu emoción y sonarás como un instrumento afinado...

No basta el dominio virtuoso de la técnica...

No. La música es como la religión: ¡un sendero para conectar con el absoluto! Esto lo podemos sentir todos.

¿En qué ocasión lo ha sentido más que nunca?

Di un concierto en una nave románica del monasterio de la Oliva (Navarra)... y perdí la noción del tiempo, como si todo fluyese solo y yo observase desde fuera... Vi pasar la eternidad... ¡Cualquiera puede experimentarlo!

Parece hablar de un yoga musical...

Mejor de unas artes marciales... En mis cursos con alumnos, trabajo con su alma... ¡Les toco el alma! Igual que toco el alma de un violín, toco el de las personas.

¿Un violín tiene alma?

Sí, una piececita de madera que une las paredes de la caja del violín, suelta, sin encolar, movible: yo la muevo una sola micra... y cambia el sonido.

Y... ¿en qué parte de mi cuerpo está el alma?

Descartes dijo que en la glándula pineal, que hoy sabemos que está conectada con la punta de los pies, con el dedo gordo de los pies: ¡el alma está en el dedo gordo!

¿Es usted un psicoterapeuta de músicos, por tanto?

Psique significa alma: sí. Les enseño que somos música, que todos tenemos un sonido propio, que a través del cuerpo podrás hallarlo: estarás tocando el alma. Y entonces resonarás a coro con el universo.

martes, 12 de abril de 2011

Homenaje

Este blog me permitió entrar en contacto con Silvia Acosta Madiosa.


Mi contacto con ella fue un regalo.
Hoy he recibido un email de Itzi su nieta.
Publico este email como homenaje a esta gran mujer:

Señor Marcos Amadio:

Le comunico que mi abuela inicio su viaje infinito ayer por la mañana. 
Se fue recibiendo en ella los primeros rayos del Sol.

"Vive lo bonito que tienes hoy. 
Recuerda que el amor es eterno, el orgullo es pasajero y nocivo.
Haz honor a ese generoso órgano que te mantiene vivo, tu corazón".

Lo escribió antes de dar sus pasos decididos hacia el amor del Padre y Madre Eternos, y lo comparto con todos sus amigos y conocidos.

Atentamente,

Itzi


Gracias Silvia por lo que me dijíste.
Gracias Silvia por lo que me quisíste dar.
Un beso desde el alma.
Has sido y eres un regalo.




martes, 5 de abril de 2011

De lo grande y de lo pequeño

Los que saben mucho de ello dicen que lo grande y lo pequeño se asemejan.

Y el primero de entre ellos fue Hermes Trimegistro el tres veces grande, padre del esoterismo quien citó como segunda ley universal el principio de correspondencia diciendo: "Como es arriba es abajo, como es abajo es arriba".

Por ejemplo, eso lo podemos ver en la estructura de un árbol.
Las raíces y las ramas se asemejan.


Una hoja reproduce la forma de un árbol.


Todo a nuestro alrededor nos lo dice constantemente que como es arriba es abajo.


Lo pequeño contiene a lo grande y lo grande contiene a lo pequeño, es la ley.


Si lo pequeño y lo grande se asemejan pues eso me hace pensar que el cuerpo físico es igual o muy semejante a ese cuerpo macro-cósmico como es el universo.
Y creo que además deben de funcionar de modo análoga.
Me explico en lo que quiero decir.

Al igual que mis pensamientos y mi mente son los que de alguna manera controlan mi cuerpo, pienso que de la misma manera la inteligencia creativa    -prefiero denominarla así en lugar de con el vocablo Dios-    controla y rige con su Mente el Universo.

Pienso también que esa gran Mente Universal ideó la idea de que lo pequeño y lo grande se pareciesen para así poder tener un modo de poder comprender dónde estamos y lo que nos rodea.

Formamos una realidad fractal de escala diferente.
















Digo esto y me digo esto porque a veces parece que es difícil entender la vida.
Digo esto y me digo esto porque a veces parece que es fácil entender la vida.

video

Y lo digo y me lo digo porque deseo compartirlo.
Y lo digo y me lo digo porque creo que así es.
Y lo digo y me lo digo para tener una visión diferente.