martes, 31 de mayo de 2011

Christian Flèche, psicoterapeuta, padre de la teoría de la descodificación biológica

En mis propias carnes, mejor dicho en mi propia rodilla he visto y sentido que es real cuanto en está entrevista Ima Sanchís    -grandes tus trabajos-    escucha decir de Christian Flèche.
Tuve la oportunidad de estar presente en la entrevista traduciendo sus palabras
Conozco de cerca el principio de esta forma de terapía pues brillantemente mi compañera de vida las ejerce en su trabajo terapeútico
Con gusto comparto para que guste quien esto le guste leer


Christian Flèche, psicoterapeuta, padre de la teoría de la descodificación biológica - "Cada órgano dañado responde a un sentimiento"

Emociones

Las enfermedades son una tentativa de autocuración, una reacción biológica de supervivencia frente a un acontecimiento emocionalmente incontrolable, de manera que cualquier órgano dañado corresponde a un sentimiento preciso y tiene una relación directa con las emociones y los pensamientos. Junto al doctor Philippe Levy, Flèche creó nuevos protocolos para organizar un método de diagnóstico original emocional y una nueva forma de terapia breve que busca en las emociones el origen y la solución a las enfermedades. Tiene publicados 17 libros sobre la descodificación biológica, cuatro de ellos traducidos al español. El cuerpo como herramienta de curación (Obelisco) ha vendido tres ediciones
53 años. Nací en Arcachon y vivo en la Provenza. Casado, tres hijos. Licenciado en Enfermería. Me interesa la relación de persona a persona. Mi religión es vivir el momento presente y como Jung creo que la enfermedad es el esfuerzo de la naturaleza por curar el cuerpo.

¿El cuerpo es nuestra herramienta de curación?
 Yo era enfermero en un hospital de Normandía y observe que pacientes con la misma enfermedad, tratamiento y doctor evolucionaban de manera muy di#7;ferente.
Bueno, cada uno es cada cual...
Exacto, mi hipótesis es que las enfermedades son una metáfora de las necesidades físicas y emocionales de nuestro cuerpo. Cuando no hay una solución exterior a esa necesidad, hay una solución interior.
¿Eso es para usted la enfermedad?
Sí, una solución de adaptación. Cada órgano del cuerpo quiere satisfacer su propia función, es decir, atrapar oxígeno, alimentos... Si el cuerpo quiere comer, pero en el exterior hay guerra y no lo consigue en un plazo razonable, se produce un shock.
¿Nace el conflicto?
Sí, el inconsciente inventa una vía suplementaria de supervivencia: un síntoma, que es una solución o una tentativa de solución inconsciente e involuntaria a ese shock vivido. En ese caso, el miedo a morir de inanición atacaría el hígado.

Póngame otro ejemplo.
Una persona que siempre tiene prisa puede desarrollar un nódulo en el tiroides, que envía más tiroxina y aumenta el metabolismo del cuerpo, eso la hará más rápida.
Pero tener prisa es psicológico.
Todo lo que captamos a través de los cinco sentidos, de los captadores neurovegetativos que vienen del interior del cuerpo, lo que pensamos o imaginamos, se traduce en realidad biológica.
¿Y provoca un síntoma?
Si no hay una solución concreta y consciente, sí. De manera que si escuchamos algo muy desagradable que nos afecta podemos tener acidez de estómago. Y hay algo muy importante que tener en cuenta.
Dígame.
El cerebro no distingue entre lo real o lo imaginario. Un trozo de limón en la boca o la idea de un trozo de limón en la boca provocan la misma salivación. En función del sentimiento particular, el shock afecta a una zona precisa del cerebro, visible por el escáner, a un órgano y a una realidad energética.
¿Realidad energética?
Somos una unidad compuesta de cuatro realidades inseparables: orgánica, cerebral, psíquica y energética. No hay ni una sola célula del cuerpo que escape al control del cerebro, y este no escapa al control del pensamiento, consciente o inconsciente; de manera que ni una célula del cuerpo escapa al psiquismo. Un shock siempre va acompañado de un sentimiento personal que repercute en los cuatro niveles biológicos.
¿Y es irreversible?
Cuando encontramos la solución esos cuatro niveles sanan simultáneamente. Una paciente tenía dolor en el hombro. "¿Desde cuándo?", le pregunté. "La primera vez estabas sola con mis hijos" "Si estas con tus hijos, no estás sola, ¿quién falta?" "Mi marido que nunca está, yo necesito estar arropada". Cuando lo reconoció, el dolor desapareció.
A lo largo de un día no satisfacemos todas nuestras necesidades fundamentales.
Cuando no las satisfacemos, nace una emoción. Si esa emoción se libera en el exterior bajo una forma artística, a través de la palabra, el baile o los sueños... todo va bien. Cuando el acontecimiento no está expresado, queda impreso y el cuerpo será el último teatro de ese evento.
¿Todo conflicto provoca enfermedad?
No, es necesario que sea dramático, imprevisto, vivido en soledad y sin solución. Cuando se dan estos cuatro criterios, el trauma se manifestará a través de la biología.
¿Distintas emociones corresponden a distintos órganos del cuerpo?
Sí, todo lo que tiene que ver con la epidermis responde a conflictos de separación; el esqueleto, a una desvalorización; la vejiga corresponde a conflictos de territorio. Para las mujeres diestras, problemas en el seno y hombro izquierdos corresponden a problemas con los hijos y viceversa para las zurdas; los desajustes en el seno y hombro derechos corresponden para las diestras a problemas con la pareja y viceversa.
¿Estómago e intestino?
No tener lo que se quiere y no poder digerir lo que se tiene corresponde al duodeno y estómago. El colon corresponde a un conflicto asqueroso, podrido. En el recto están los problemas de identidad: "No me respetan y me dejan de lado". Los riñones es la pérdida de puntos de referencia. Los huesos: grave conflicto de desvalorización...
¿Lo adecuado para estar sano?
Revalorizar las emociones, ser consciente de las emociones y expresarlas, es decir: bailar más a menudo. La gente está mucho tiempo en lo emocional pero son emociones procuradas: fútbol, cine... Un malestar compartido disminuye a la mitad, continúa compartiéndolo y acabará desapareciendo. Una felicidad compartida se multiplica por dos.
La ira y la violencia se expresan a sus anchas.
Un hombre tiene miedo, el miedo produce rabia, y la descarga enfadándose con su mujer. Cuando estamos en contacto con la emoción auténtica, se transforma; cuando lo estamos con la emoción de superficie, no hay cambio. Si el hombre se dice: "Lo que tengo es miedo", su miedo disminuye a la mitad. Hay que tomar conciencia de uno mismo.


sábado, 28 de mayo de 2011

Algo muy, pero que muy mio


Siempre creí que existían las hadas
Siempre lo creí pero cuando era niño, cuando se cree en esa presencia, nunca las pensé
Curioso mi caso, empecé a pensar en ellas cuando me iba haciendo mayor, cuando dejaba de ser niño.
De mayor y no de niño empecé a pensar en las hadas y en los gnomos.

Sé que es difícil quizás de creer pero cuando tenía 25 años sabía que en mi casa había un gnomo.
Lo sentía yo, mi mujer de entonces y su madre que vivía con nosotros.
Y lo sentían unos amigos que a veces venían a visitarnos.

En dos ocasiones diferentes conocí a dos mujeres diferentes que "vieron" a una hada.
Una de ellas la veía desde que era niña y la seguía viendo aún teniendo ya más de 50 años.
La otra de entre estas dos mujeres de las que hablo, me contó que conoció a una hada en el Montseny, que fue con ella al bosque una noche y más de una noche fue con ella al bosque.
Lo que me explicaron de sus experiencias con hadas, por respeto a ellas, me lo reservo.

Las hadas existen lo sé y ahora sé también que a veces las personas, algunas personas pueden hacer de hadas y eso porque en el fondo tienen alma de hada.

A veces les duele la espalda, a veces les duele el alma...

Yo les digo...

"...es que te están creciendo las alas".

Esto, uno de estos días, se lo he dicho a una hada, pero como nosotros hacemos con ellas, no sé si me ha  creído.

Y esto de las hadas se lo escribo ahora a otra hada y ella sabe quien es a quien me refiero.

viernes, 27 de mayo de 2011

Equivalencia sencilla resolución de incógnita en la ecuación

Robo = por falta de dinero   (en la mayoría de los casos)
Inductor de delito = culpable potencial del delito cometido
Por tanto si hay robos   (solución al problema de falta de dinero que encuentran quienes roban casi por obligación)   por falta de dinero es culpable de ese delito aquellos que lo inducen creando situaciones económicas tan difíciles que hacen que la gente se quede sin recursos.

A esta reflexión he llegado esta mañana.
En la comarca de La Selva - Girona (España) a donde me desplacé ayer y hoy por motivos de mi trabajo y después de ver que en más de una y en más de diez paradas de autobús de linea que roban los bancos de aluminio donde se sienta la gente esperando al autobús para venderlos como chatarra.
No defiendo el robo, pero si he pensado que es la mejor solución que alguien ha encontrado para salir de su situación precaria.
Y ya que en la Justicia civil el inductor de un delito es tan culpable del delito como el autor material del mismo he pensado que quienes actúan esas políticas económicas en las que se ahogan miles de ciudadanos son tan culpables de la situación como quienes, víctima de esa situación optan por el robo como mejor salida a su desesperada situación.
La humanidad siempre que se ha guiado por ideales, por utopías se ha desarrollado. Actualmente a buena parte de la humanidad, casi la totalidad la guía el apetito devorador del fondo monetario internacional, de la economía de mercado que es como un cáncer solo devora y devora.
Es una equivalencia lógica es la ecuación resuelta.
La incógnita es cuándo caerán los culpables inductores.
Volver a una idea superior  -el bien colectivo por encima del individual-   podría reconducirnos por caminos diferentes a los actuales.
Los sueños son como las estrellas nos guían y los sueños, así como las estrellas algún día se alcanzarán.
"I HAVE A DREAM..." decía aquel a quien mataron. Le mataron en la materia pero no mataron su sueño que se anidó en quienes se hicieron uno solo con ese sueño creando sinergia y alcanzando el número crítico que hace que un cambio se vuelva inevitable, el principio de actuación de la levadura.
Estamos en un tiempo de alcanzar la masa crítica, estamos en el tiempo del cambio.
Eso creo, eso quiero creer.
"I SEE THAT THIS DREAM BECOMES REAL"

miércoles, 25 de mayo de 2011

Algo más que personal

Siempre he pensado que cuando una persona se abre queda vulnerable.
Es algo así a como cuando se abre una flor y al igual que la flor, sí el alma abierta no se la toca con delicadeza queda expuesta a sentir daño, mucho daño.
Protegerse es innato.


Sin embargo, paradoja de paradojas, esa fragilidad es la base de la omnifuerza.
Yo aún no he aprendído del todo a sentir esa fuerza y aún me protejo.
Quizás por eso la rosa   -simbolo de la Madre Tierra-  es tan hermosa y tiene espinas porque en este mundo se convive con la dualidad
La vida me da regalos, a veces me ha dado la espina, a veces la rosa y en estos días he recibido la rosa.

miércoles, 18 de mayo de 2011

Jill Bolte Taylor sin más palabras que sus palabras

Un testimonio excepcional.

Una mujer excepcional.
Para escucharla con suma atención, integrar en nosotros lo que ella propone desde su experiencia y...... volar

video 


video



domingo, 15 de mayo de 2011

Causal vs casual

Hoy, regresando a casa por la mañana, causalmente     - causalmente, no casualmente -       me encontré con dos compañeras de la coral de góspel.

Fueron ellas las que me vieron y las que hicieron por hacerme notar que estaban tras de mí en su coche e hicieron de todo por saludarme y decirme que allí estaban.

Ese causal/casual encuentro me lleno de alegría por la alegría que me infunde haberme encontrado con ellas, haberlas conocido en la coral de góspel desde cuando comencé a integrarme al grupo.

Les he hecho saber la felicidad del encuentro y ese encuentro, ya de regreso a casa, me ha hecho pensar y reflexionar en ese tipo de situaciones.

¿Qué hubiera pasado si no conociese a mis compañeras de góspel?

Sin duda la situación hubiera sido la misma, ellas habrían estado tras de mi coche en su coche y hasta es posible que en algún momento hubiésemos estado en paralelo, nos hubiésemos visto y mirado pero probablemente no se hubiera pasado nada más.

Quien vive en una gran ciudad y quien no también, encuentra miles de personas a su alrededor, personas a las que tal vez conoce solo un 0,1 %

A veces me he preguntado cuando estoy entre medio de personas, ¿conoceré alguna vez a esa persona que tengo ahora ante mí?, ¿la volveré a ver alguna vez?

En una ocasión un buen amigo mío   -un abrazo Lice-  me dijo:
“No se puede ir al pasado y, como se ha escrito, “robar” el momento de una mirada que, de no haber ido al pasado fijaba su atención totalmente en una persona. No es posible porque esa mirada le pertenece a las dos personas”.

Es esa reflexión, que en su día hace ya tiempo le escuché decir  a mi buen amigo, la que está, de alguna manera, en la base de la reflexión que ahora estoy escribiendo.

Me ha pasado más de una, más de dos y más de veinte veces fijarme por algo en alguien y ese alguien cambiar la dirección de su mirada y fijarse en mi y cruzar así nuestras miradas. A veces he creído sentir que cuando sin saber porqué yo fijo la atención en alguien es porque seguramente ese alguien me estaba mirando y tenía algún pensamiento hacia mí.

Nada es casual, todo es causal, como el encuentro de esta mañana con mis dos amigas, con mis dos compañeras de góspel. 
Ese encuentro ha originado pensamientos, emociones, cruce de sms, este escrito en este blog y quién sabe qué más….

Creo por tanto que a cada persona con la que se produce un encuentro aún sin conocerla y que por algún instante se cruzan las miradas es por algo y para algo, inclusive creo que pasa también lo mismo con las personas que ni nos miramos pero que por un momento estamos cerca, estamos en el área de influencia del campo magnético que genera cada corazón de cada ser humano y ello por los efecto que eso genera.

No nada es casual todo es causal.


Puede ser que la clave esté en “mirar”, en “ver”, en “observar”.

sábado, 14 de mayo de 2011

El TODO es mente

El primer principio vital del Universo, la primera ley es que todo es mente.
Nosotros creamos el futuro con nuestros pensamientos.
Si cambiamos nuestros pensamientos cambiamos nuestro mundo.

video

Este fue el principio vital, la primera de entre las siete leyes sagradas que siempre más me costó comprender.
Ahora cada vez la entiendo más.

viernes, 13 de mayo de 2011

A vueltas con el once

Anteayerer estuve en Montserrat.

Desde hace años Luis José Grifol sube todos los once de cada mes a esa "sagrada montaña sagrada".
Cuando él está allí y en presencia de los que suben para estar allí con él, coincide que se producen "apariciones" de seres que no son de este mundo.

No siempre pasa, pero a veces pasa que se aparecen.


















Recuerdo que en una ocasión hace algún tiempo le preguntaron en una de esas reuniones del día 11 porqué precisa y específicamente debían ser el día 11. 
En esa ocasión que eso le preguntaron yo estaba allí con un amigo. 
Luis José dio su explicación, al escuchar la pregunta, me lo pregunté a mi mismo y me vino una respuesta.

El once es el primer número de una nueva década numeral, es decir el principio de un nuevo ciclo. Lo mismo pasaría con el 21, o el 31 etc. es decir tras el 10 viene el 11, tras el 20 el 21, etc. 
Un nuevo ciclo empieza siempre con un número más el cero a la derecha, el mismo número más el 1 a su derecha confirma que la nueva década numérica, que el nuevo ciclo, ha empezado, la secuencia sigue progresando.
Por eso "aparecen" un día 11. 
"Su" aparición confirma que la nueva década ha empezado. 

En esta nueva década para nosotros los humanos estará, entre otras cosas, significativamente marcada con el "acercamiento" con civilizaciones que nos llevan años de desarrollo material, científico, ético y espiritual y que se acercan a nosotros. En esta nueva década, en este nuevo ciclo "Ellos" estarán más presentes en nuestra vida cotidiana.

Cuando estos pensamientos me venían a la cabeza, mi amigo que me acompañaba y yo vimos una bola de fuego en el cielo sobre nuestras cabezas. 
Como diría mi buen amigo L.J. Grifol "Ellos" lo confirmaban.

Además, Montserrat es una montaña y ya "subir" a una montaña es un puro simbolismo de "elevación", de elevación personal. 
Por eso se "sube" a Montserrat porque para elevarse hay que ascender y el nuevo ciclo precisa de eso, de elevación.

Profundizando además el once tiene un valor simbólico especial. 

En un aspecto hacía "abajo" el once ya está grabado en el inconsciente colectivo como una fecha que marca el inicio, voluntario o no, de un nuevo ciclo de terror, nuevo ciclo seguramente inducido, deseado voluntariamente y controlado.
En un día once todos retenemos en la memoria visual como dos torres, formando en el horizonte un número once, se derrumbaban. 
No olvidemos, viéndolo dese el lado del simbolismo que en esas dos torres era donde "se cocían" muchos aspectos de la cultura capitalista occidental y éstas se derrumbaban.
Este año, el día 11-11-11 se estrenará a nivel mundial la película "Eleven-eleven-eleven" donde en la ficción de la película se prospecta el final de la humanidad.

En un aspecto hacia "arriba" el once son dos "unos", es decir simbólicamente el once empieza a agrupar dos unidades de 1 y está agrupación exponencialmente da un resultado de aumento en cuanto a valor, en el once vemos que simbólicamente se empieza a mostrar la idea de colaboración.

En el Tarot de Marsella el Arcano XI representa La Force, este Arcano representa nuestra dualidad, espíritu-alma   -   materia-personalidad  y representa como, en el comienzo de la nueva década que viene señalada por el número once, el espíritu-alma ha conseguido amaestrar a la materia-personalidad y puede así empezar, desde esa nueva base, un nuevo ciclo en el camino evolutivo.



Con la forma del once, seguramente un niño representaría dos seres humanos uno enfrente del otro, o uno al lado del otro y esto explica lo que yo no acierto a saber explicar.

Todo esto lo he pensado y seguramente lo seguiré pensado y de todo esto que siempre he pensado y que seguramente seguiré pensando pude en parte ayer día once, dar testimonio ante las cámaras de TVE, cámaras que subieron a grabar un programa del encuentro y de L. J. Grifol, cámaras que me entrevistaron a sugerencia de mi buen amigo.

Un buen amigo que nos invitó a subir a mi compañera de vida y a mí a su sagrada montaña, en su sagrado momento, del mismo modo que ha invitado y sigue invitando a cualquier buen amigo que quiera aceptar su invitación.