lunes, 31 de agosto de 2015

Reflexiones de vida, presente, amor y magia

La vida, si hubiese que definirla podríamos llamarla presente.


Presente es sinónimo de regalo.
Presente es también síntesis del aquí y del ahora.

Y eso porque en esencia es lo único que tenemos en verdad, la vida.

La vida es un gran misterio y no deja ni dejará nunca de serlo.
La vida es un gran misterio porque en si misma encierra muchos misterios que, seguramente por falta de datos, hacen que no alcancemos a comprenderla en su totalidad.


Una de las magias de la vida es justamente su misterio.
Como misterio y magia son el amor y los lazos que nos unen a las personas.

Y es esa magia y ese misterio,     - y que nos envuelve cuando menos pensamos en ello-       los que son de una gran ayuda para vivir con más magia y misterio el presente de vida que nos toca.


Carecería de sentido estrechar esos lazos para que solamente perdurasen el tiempo que perdura un momento presente continuado.

La vida es también sabía.

Sería pues un sinsentido que estos lazos no perdurasen, y quizás lo sería porque nosotros somos eternos, así como lo son el amor y la magia.

Más allá de la forma, más allá del tiempo y del espacio, esos lazos viven en nuestro recuerdo y en nuestra emoción.


Y esa es parte de la magia y del misterio del amor, por eso siempre vive.

Nacer aquí, ¿significará de alguna manera “morir” en otra realidad del mismo modo que morir aquí significará “re-nacer” en esa otra realidad?

Sin duda “re-nacer” allí será vivir y ser conscientes de otra realidad diferente y difícil ahora para nosotros de imaginar.

Apelar entonces a la magia y al misterio es tener la certeza de que la emoción que esos lazos han producido traspasaran esa barrera de lo ilusorio y se harán vivos allí como vivos están siempre en nuestro recuerdo aquí.


El misterio de la vida es insondable, sencillamente es.

Como sencillamente es el amor y la magia.
Como sencillamente lo han sido y lo continuarán siendo.


Porque el amor y la magia, así como la vida, también se perpetúan en el tiempo y son eternos…

…como eternos somos nosotros, que somos también presente, amor y magia.


No hay comentarios:

Publicar un comentario